Sea roedores reales, ficticios o incluso mouse para ordenador, todo lo encontrarás aquí, en mundo roedor

Etiqueta: Cuento del ratoncito pérez

Cuento del Ratoncito Pérez

En esta entrada conocerás el cuento del Ratoncito Pérez, y una vez terminado, podrás encontrar un análisis sobre los valores que transmite este cuento, así como la necesidad de utilizarlo en la vida de nuestros hijos. ¡Te aseguro que te interesa conocer todo lo posible sobre este pequeño gran personaje!

Antes de empezar, si quieres saber más sobre el Ratón Pérez, en este enlace tienes un completo artículo sobre todo lo que debas saber.

Sin más dilación, comenzamos con el cuento:

Cuento del Ratoncito Pérez

“Pepito Pérez era un pequeño ratoncito de ciudad. Vivía con su familia en un agujerito de la pared de un edificio. El agujero no era muy grande pero era muy cómodo, y allí no les faltaba la comida. Vivían junto a una panadería, por las noches él y su padre iban a coger harina y todo lo que encontraban para comer.

Un día, Pepito escuchó un gran alboroto en el piso de arriba. Y como ratón curioso que era, trepó y trepó por las cañerías hasta llegar a la primera planta. Allí vio un montón de aparatos, sillones, flores, cuadros…, parecía que alguien se iba a instalar allí.

Al día siguiente, Pepito volvió a subir a ver qué era todo aquello, y descubrió algo que le gustó muchísimo. En el piso de arriba habían puesto una clínica dental.

A partir de entonces todos los días subía a mirar todo lo que hacía el doctor José Mª. Miraba y aprendía, volvía a mirar y apuntaba todo lo que podía en una pequeña libreta de cartón.

Después practicaba con su familia lo que sabía. A su madre le limpió muy bien los dientes, a su hermanita le curó un dolor de muelas con un poquito de medicina… Y así fue como el ratoncito Pérez se fue haciendo famoso.

Venían ratones de todas partes para que los curara. Ratones de campo con una bolsita llena de comida para él, ratones de ciudad con sombrero y bastón, ratones pequeños, grandes, gordos, flacos… Todos querían que el ratoncito Pérez les arreglara la boca.

Pero entonces empezaron a venir ratones ancianos con un problema más grande. No tenían dientes y querían comer turrón, nueces, almendras, y todo lo que no podían comer desde que eran jóvenes. El ratoncito Pérez pensó y pensó cómo podía ayudar a estos ratones que confiaban en él.

Y, como casi siempre que tenía una duda, subió a la clínica dental a mirar. Allí vio como el doctor José Mª le ponía unos dientes estupendos a un anciano. Esos dientes no eran de personas, los hacían en una gran fábrica para los dentistas. Pero esos dientes, eran enormes y no le servían a él para nada.

Entonces, cuando ya se iba a ir a su casa sin encontrar la solución, apareció en la clínica un niño con su mamá. El niño quería que el doctor le quitara un diente de leche para que le saliera rápido el diente fuerte y grande.

El doctor se lo quitó y se lo dio de recuerdo. El ratoncito Pérez encontró la solución: ‘Iré a la casa de ese niño y le compraré el diente’, pensó. Lo siguió por toda la ciudad y cuando por fin llegó a la casa, se encontró con un enorme gato y no pudo entrar.

El ratoncito Pérez se esperó a que todos se durmieran y entonces entró a la habitación del niño. El niño se había dormido mirando y mirando su diente, y lo había puesto debajo de su almohada.

Al pobre ratoncito Pérez le costó mucho encontrar el diente, pero al fin lo encontró y le dejó al niño un bonito regalo. A la mañana siguiente el niño vio el regalo y se puso contentísimo y se lo contó a todos sus amigos del colegio.

Y a partir de ese día, todos los niños dejan sus dientes de leche debajo de la almohada. Y el ratoncito Pérez los recoge y les deja a cambio un bonito regalo. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

FIN”

Cuento del ratoncito Pérez

Ratoncito Pérez cuento

¿Te ha gustado el cuento del Ratoncito Pérez? Vamos con el análisis de esta historia.

¿Qué valores transmite?

El Ratoncito Pérez es una de las historias más populares en todo el mundo, y no es por nada. El mensaje que propone es potente precisamente gracias a que personifica dicho mensaje en un personaje amigable y con buenas intenciones que está haciendo algo por los demás, y que los niños pueden ayudarle a hacer ese algo.

¿Y de qué manera pueden ayudar los niños? Pues precisamente lo harán ayudándose a sí mismos, y esto es, cuidando sus propios dientes.

La fórmula del Ratón Pérez es una forma completa de crear algo que trasciende más allá del cuento y lo personifica en un concepto, un personaje y una misión. Es el mejor símbolo posible para hacer que los niños entiendan que se deben lavar los dientes, pues por supuesto que habría formas más contundentes, como hacerles notar que en un futuro se podrían caer o les podría salir algún tipo de infección en la boca, pero algo tan desagradable no es algo que se deba utilizar como primer recurso con un niño pequeño.

Está bien que lo sepan, pero explicado de tal manera que primero deben ver si mediante el conocimiento del Ratón Pérez sale de ellos mismos desarrollar unos buenos hábitos con la limpieza bucal.

Por ejemplo se pueden dar cuenta de lo importante que es cuando sepan que el diente que se acaba de caer está sucio y el ratoncito lo verá. De hecho es algo que a mí de pequeño me preocupaba, me avergonzaba pensar que vería un diente sucio, y me esforzaba más para la próxima.

Además de todo el mensaje, es un cuento agradable que puede ser leído por las noches si el niño no puede dormir, e incluso se puede ir un paso más allá y comprarles una cajita de dientes o imprimir algunas cartas que podría mandar el ratoncito a los niños para que comprendan la importancia de tener los dientes más limpios o para felicitarles si antes no se lavaban bien los dientes pero conforme pasan los días aprenden a mejorar, siendo ese un incentivo muy positivo.

En este enlace tienes algunos modelos de cartas que puedes imprimir, copiar o utilizar como referencia a voluntad, y que pueden ayudar a incentivar a los pequeños de la casa.

Ratoncito Pérez – Todo lo que necesitas saber

Creo que todos conocemos al Ratoncito Pérez, o Ratón Pérez. Un roedor fantástico que se dedica a recoger los dientes que se le caen a los niños.

Ellos lo colocan debajo de su almohada y, mientras los niños están durmiendo, el ratón cambia esos dientes de leche por algún premio, normalmente una moneda, algún dulce o un regalo pequeño. Es un personaje muy querido de nuestra infancia, y hay mucho que contar sobre él.

Como esta página se especializa en roedores, el Ratoncito Pérez no podía ser menos, siendo uno de los ratones más queridos que existen. No te pierdas este artículo sobre este adorable ratón.

¿Por qué es necesario el Ratoncito Pérez?

Ese es un tema que trataremos más a fondo en el análisis del cuento, que encontrarás en este mismo enlace. Pero resumiendo, la importancia de Pérez reside en contar con un entrañable personaje que no solo ayuda al niño a ver como algo bueno la caída de su diente… ¡También puede ayudar a mejorar la higiene dental de los pequeños de la casa!

Para saber cómo, no pierdas de vista ni este artículo, ni el cuento que hemos compartido unas líneas atrás, ni tampoco este enlace con algunas ideas de cartas del ratoncito que te pueden servir. ¡También las puedes imprimir!

¿Dónde es conocido el Ratoncito Pérez?

Ratoncito Pérez en otros países

En qué países es conocido el Ratón Pérez

Suele ser reconocido en todos los países hispanoparlantes, incluso aunque algunos de esos países, o ciertas zonas de los mismos, tengan a otros personajes que se encargan también de la tradición de los dientes, como Mari la del tejado (Maritxu teilatukoa) del País Vasco, o La Ardilla de los dientes (L’Esquilu de los dentis) en Cantabria. En algunos países latinos, en lugar de Ratón Pérez, se le conoce más como “El Ratón de los dientes”. También es conocido en ciertos países de Europa pero con otros nombres, como La Petite Souris en Francia, o Topolino en Italia.

¿Cuál es el origen de este roedor?

El origen del Ratoncito Pérez

El primer ejemplar del Ratón Pérez

Encontramos un primer origen de este roedor en un cuento francés del siglo XVIII, de la baronesa d’Aulnoy, llamado La Bonne Petite Souris (El buen ratoncito). Aquí el ratón Pérez ya tenía un enlace con un hada, algo que podemos relacionar con el Hada de los Dientes (Tooth Fairy), pues el cuento habla sobre como un hada se transforma en ratón para derrotar a un rey ocultándose bajo su almohada, tras lo cual se le caen todos los dientes.

En España, su origen se atribuye a Luis Coloma, cuando en 1894 le pidieron que escribiera un cuento para el futuro rey Alfonso XIII, de 8 años por aquel entonces, cuando se le cayó un diente. Aunque esa pudo ser la forma de dar a conocer al ratoncito en la mitología infantil española, ya había registros de este personaje incluso antes. Concretamente cuando en la novela de Benito Pérez Galdós llamada La de Bringas, del 1884, y ambientada en el año 1868, el autor compara a un personaje, Francisco Bringas, con el Ratoncito Pérez. Por lo tanto, que ya debía ser un personaje conocido por aquel entonces.

Cuento del Ratoncito Pérez

Cuento del ratoncito Pérez

Uno de los cuentos del ratón

Contarle a tu hija o hijo el cuento del Ratoncito Pérez ayudará a que empiecen a tomarle cariño a este roedor. Además, nunca está mal tener algún cuento bajo la manga para cuando la criatura no se puede dormir, ¿no?

En este enlace podrás encontrar el cuento del Ratoncito Pérez, con un análisis completo del mismo, para poder comprender sus valores y la necesidad de este entrañable personaje en la vida de nuestros hijos, su higiene dental y, por qué no, su ilusión.

También, si quieres imprimir algunas cartas escritas por el Ratón Pérez, dependiendo de diferentes mensajes y necesidades, tienes aquí un enlace con cinco modelos de cartas que te pueden ser útiles. Todas originales de aquí, de Mundo Roedor.

El Ratón Pérez en cine y teatro

Ratón Perez en el cine y el teatro

La película de Pérez

Varias son las adaptaciones que se han hecho de este roedor en cine y teatro.

En el teatro

Tenemos en 2005, en Buenos Aires, El Ratón Pérez, tu primer musical, de Cibrian Mahler.
En 2007 tenemos el espectáculo teatral El Ratón Pérez y el cofre perdido, en el Teatro El Nacional, también de Buenos Aires.
Y en 2010, completando el trío de espectáculos de Buenos Aires, tenemos en el Teatro Gran Rex, el espectáculo llamado El Ratón Pérez Superpoderoso.

En el cine

Con respecto al cine, tenemos lo siguiente:
En 2006, bajo la dirección de Juan Pablo Buscarini, en una copodrucción hispano-argentina, tenemos una película llamada El Ratón Pérez. En España y México se llamó Pérez, el ratoncito de tus sueños.
Y en 2009, Disney estrenó en Hispanoamérica la película El Ratón Pérez 2, continuando la anteriormente nombrada.

Además…

Por último, destacar un cameo en 2012, en la película El origen de los guardianes, de DreamWorks. En esa película aparecen muchos personajes que regalan cosas a los niños en sus fiestas y tradiciones, como Santa Claus o el Conejo de Pascua. Entre ellos, el representante de la tradición de los dientes es el Hada de los Dientes, y en una escena se pelea con un ratón por un diente, mientras ella le explica que él es de la división latina. En cualquier caso, aparentemente ese no era el Ratón Pérez, sino uno de sus ayudantes.

Curiosidades

Curiosidades

El ratón que ayuda a tus dientes

Dentro del plan memoria de Madrid, el ayuntamiento de la Villa colocó una placa en el número 8 de la calle del Arenal, donde el autor Luis Coloma dijo que vivía el ratón. En dicha placa, podemos leer lo siguiente: “Aquí vivía, dentro de una caja de galletas en la confitería Prast, el Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño rey Alfonso XIII.” Además, en un local de la zona, se instaló un Museo del Ratón Pérez.

En algunos países asiáticos, cuando a un niño se le cae su diente, la costumbre es lanzarlo al techo si viene de la mandíbula inferior, o debajo del piso si viniera de la mandíbula superior. Al hacerlo, el niño debe expresar su deseo de que su diente sea substituido por el de un ratón, debido a que los dientes de los ratones crecen durante toda su vida. También se cree que al hacer esto los dientes crecerán derechos, en especial este pensamiento es dado en Japón.

Como curiosidad extra, decir que he encontrado una clínica dental llamada Ratoncito Pérez (enlace a su página aquí). Su eslogan es “tu dentista de confianza“. Ellos se venden como una sucursal de ayudantes del Ratón Pérez en Zaragoza, así que si eres de allí, no dudes en llevar a tus hijos si lo necesitan (¡o ir tú mismo!).

Clínica Ratoncito Pérez Zaragoza

Clínica Ratoncito Pérez Zaragoza

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén